´

´

Nightmare in the Dark

Nightmare in the Dark es un juego de plataformas de Neo Geo del año 2000. Un cuidador de tumbas deberá enfrentarse a esqueletos, zombies y demás alimañas en un cementerio. Gráficos impecables, músicas bien elaboradas y una jugabilidad que nos trae recuerdos del más allá.







El personaje
Un cuidador de tumbas de perfecta animación. Uno de los personajes más detallados, si cabe, dentro de este género. Su túnica azul ondeándose en el viento, con sus sombras, su lámpara de fuego y el rostro del personaje de sombrio aspecto. Muy atractivo como personaje, tal vez el sprite es algo pequeño en comparacion a otros como Snow Bros o Tumblepop, pero su calidad es suficiente para perdonar esta falta.
A partir de aquí se inician una serie de recuerdos que derivan en tos.
Nuestro protagonista lanza una serie de ráfagas de fuego ( Primera tos: Snow Bros, los personajes lanzaban rafagas de hielo), cuando una buena cantidad de estas ráfagas impactan sucesivamente en el enemigo, este se convierte en una bola de fuego (Segunda tos: Snow Bros, los enemigos se convertían en una bola de hielo, hecho que tenía sentido por la cantidad de hielo que le tiraban pero de ahí a una bola de fuego...). Nuestro prota puede agarrar esa bola de fuego y lanzarla hacia otros enemigos, o destruirla contra la pared (Tercera tos, ya saben porque...)
Es una sorpresa, realmente. Arranca el juego, y uno está con todas las ilusiones de jugar un juego que nunca jugó con un personaje fabuloso como es el cuidador, hasta que descubrimos que para acabar con los enemigos hay que hacerlos bola y lanzarlos como el clásico Snow Bros de 1990. Pero al menos estas bolas nos siguen cuando las tocamos ( mmm...bueno si al menos)
Se podría haber pensado en otra manera de atacarlos, tal vez en lugar de hacerse bolas, podrían haberse quemado hasta desintegrarse, algo distinto, más aún teniendo en cuenta lo fantástico que está el personaje.
Fuera del modo de atacar, el personaje responde bién a los controles, y jugarlo es tan divertido como un paseo por Snow Bros ( no tan divertido como este...)

Un cementerio bajo ataque
Había una vez un cuidador de tumbas que vivía alejado de la gente por su horrible aspecto (pobre...), vivía en el cementerio. Un día descubre que las tumbas fueron saqueadas y algunos cuerpos robados ( y para que demonios se hace llamar cuidador de tumbas si pasa esto???) Como no quería que las personas del pueblo supieran de esta tragedia ( porque se sabría que se había pegado una mamurria bárbara toda la noche...) decidió encargarse el de los ladrones de las tumbas ( eso es un cuidador!!)
Se podrían haber incluido algunas imágenes y fotos, para hacer un narrado más atractivo. Son solo unas letras con un fondo triste de un cementerio (La imagen que ven es un armado con sprites que no figura en el juego)

Paseando en la medianoche
Los niveles están bién hechos. Tienen una amplia gama de tonalidades y acompañan algunas animaciones como una niebla. Los fondos cuentan con un trabajo de ilustración atractivo y las músicas muy bién compuestas logran crear el clima y respecto a las plataformas no vas a encontrar nada nuevo, siguen estando ahí esparcidas por los niveles para subir y bajar a nuestro antojo.
El juego ( para quién no se haga todavía la idea de como se juega) nos invita a limpiar de enemigos una pantalla estática, una vez eliminados todos una transición nos lleva a la próxima pantalla y así sucesivamente. Son 5 niveles y cada uno tiene 5 pantallas. Por esta incoherente razón el juego se queda demasiado corto. Los enemigos, variados y realizados con la misma exquisitez gráfica que los protagonistas, no suponen un reto mayor, encontrando solamente algo de desafío en los jefes finales.
Durante nuestra travesía hay potes azules, amarillos y rojos ( no quiero toser más) que nos potencian en fuerza, alcance y rapidez.
Es una pena que solo cuente con 5 niveles y tan pocas pantallas cada uno. El juego se termina demasiado rápido, más de a dos jugadores.
Saqueadores de tumbas
El primer jefe es para ponerse de pie y aplaudirlo. Una grotesca figura gigante con joroba y de una animación soberbia. Da hasta pena tener que matarlo, porque esta muy bueno ver como se mueve en pantalla. El segundo jefe ocupa toda la pantalla, un cráneo a ruedas de una magnitud abismal que llega a impresionar, es algo dificil además. El tercer jefe, es deprimente un par de demonios que recuerdan al par de pájaros en Snow Bros ( si otra tos) pero estos son sencillos de acabar. El jefe 4 es una especie de esqueleto guerrero de buén tamaño pero sin llegar a ser tan impresionable y atractivo como los primeros dos. Y el último jefe es un mago normal, cuyo último ataque es la cabeza de una calavera con colmillos y dos manos, bastante decepcionante.
Relaté de este modo los jefes, ya que los primeros fueron los mejores, y después no hay otro que impacte nuevamente. Y esto supone un punto en contra, porque no dan muchas ganas de recorrer un juego cuyos enemigos finales carecen de atractivo visual.
Finalmente el regalo por tan valerosa demostración de lucha ante zombies, esqueletos y bichos de dos metros, es otro largo texto que explica que aconteció con el cuidador de tumbas. Lo jocoso del asunto es que mientras leemos los textos, en lugar de mostrar al menos una ilustración del cuidador feliz o un sol, nos ponen los fondos de los niveles que fuimos visitando.
Apaga ese fuego
Nightmare in the Dark es un producto que emociona y promete en el primer nivel, que va cayendo en el segundo, y termina por reventar en el tercero. Podría haber sido un juego fantástico si hubiera contado con más niveles y jefes más emocionantes (además de obviar el hecho de que hay que matar a los malos con una técnica robada). Visitá este cementerio al menos un rato, saboreá algunas animaciones, algunos gráficos y controlá al personaje, pero no te recomiendo que te quedes mucho tiempo, es un cementerio y hay cosas horribles dando vuelta por ahí.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

podrias poner las rom de cada juego para poder descargaros. saludos

Publicar un comentario